La adaptación de la UIB al EEES: preguntas y respuestas sobre lo que deben hacer los estudiantes de planes antiguos

¿En qué me afecta a mí la adaptación del EEES si soy un estudiante de licenciatura, diplomatura, ingeniería, ingeniería técnica o arquitectura técnica (es decir, de planes antiguos)?

En principio no te debes preocupar por nada. De manera progresiva cada año académico se irá extinguiendo la docencia de un curso. Por lo tanto, en el caso de las licenciaturas y las ingenierías, el último curso se impartirá en el año académico 2012-2013, y en el caso de las diplomaturas, las ingenierías técnicas y la arquitectura técnica, será el 2010-2011. Tras la extinción de cada curso, en los dos años académicos siguientes habrá tutorías y apoyos para que te puedas examinar con las mejores condiciones para superar las asignaturas que te hayan quedado pendientes. De todas formas, en el caso de que agotes todas las convocatorias de una o más asignaturas y ya no puedas continuar el estudio del plan antiguo, siempre podrás pasarte al nuevo estudio de grado que lo sustituye con todos los créditos reconocidos que te pertoquen.

 

¿Si quiero continuar con mis estudios de planes antiguos, qué pasará con las asignaturas que he suspendido o de las que no me he matriculado nunca de los cursos que se van extinguiendo?

Es verdad que a medida que se implanten los cursos de los nuevos estudios de grado, se irán extinguiendo los cursos de los estudios que se están substituyendo. Ahora bien, en el nuevo Reglamento académico se garantiza que todo estudiante de un plan que se extingue tenga dos años para aprobar las asignaturas que le queden pendientes y de las cuales ya no se imparte docencia. En el caso de asignaturas ya matriculadas (y, por lo tanto, se supone que cursadas), el profesor asignado hará tutorías y evaluaciones de acuerdo con el programa del último año en el que se impartió con docencia. En el caso de asignaturas del mismo estudio de las cuales, por las razones que sean, el estudiante no se había matriculado nunca, tendrá el mismo apoyo pero intensificado. En las tutorías se preverá un plan que permita la formación teórica y, si procede, la realización de prácticas (siempre que sean factibles, obviamente) y la evaluación.

¿Y si agoto todas las convocatorias de una asignatura de plan antiguo sin aprobarla, qué pasa?

En este caso extremo, y suponiendo que esto provoque el hecho de abandonar los estudios, la UIB, mediante la Normativa de reconocimiento y transferencia de créditos, garantiza que cualquier estudiante que esté en esta situación pueda solicitar la incorporación a los estudios de grado.

¿Todo el mundo se debe pasar de los estudios de licenciatura o diplomatura a los estudios de grado?

No. Como se ha explicado antes, las antiguas licenciaturas, diplomaturas, ingenierías, arquitecturas, ingenierías técnicas y arquitecturas técnicas conservan todas las atribuciones profesionales y todo su valor, con total independencia de que ahora los estudios de grado duren cuatro años y estos estudios anteriores duraran cinco o tres. La decisión sobre pasar o no a los grados dependerá, entre otros factores, de los años que queden para finalizar los estudios de planes antiguos, del porcentaje de créditos o asignaturas aprobadas, del número de créditos que te serán reconocidos cuando hagas el cambio y del hecho de que pienses trabajar en otro país.

¿Pero si soy estudiante de una carrera de tres años, sí que me debo pasar obligatoriamente a los estudios de grado porqué los nuevos grados son de cuatro años?

No. Desde el punto de vista de las atribuciones y los derechos profesionales, los gobiernos estatales y autónomicos deben respectar por igual el valor de ambas titulaciones, aunque una se haya obtenido en tres años y la otra en cuatro.

¿Cuándo es aconsejable pasar de un estudio de plan antiguo a un estudio de grado?

Esto es una decisión personal que se puede ver influenciada por muchos factores, pero en términos generales los consejos serían los siguientes:

  • Si eres un estudiante «a tiempo completo» (es decir, la idea más o menos es llevar la carrera al día) y sólo has cursado un año de un estudio de plan antiguo y no has superado más de un 50% de los créditos previstos (o no te has matriculado), te podría resultar conveniente que hicieras el cambio. De lo contrario, siendo un alumno más o menos con un  buen rendimiento y que ya ha cursado gran parte de los créditos del primer curso, pasar a grado te puede suponer tener como un «año perdido», dado que muchas asignaturas  ya cursadas se te pueden reconocer (convalidar) y, por lo tanto, quizás sólo harás unas cuantas hasta que se activen las de los próximos cursos.
  • Si eres un estudiante «a tiempo completo» pero estás en cursos más adelantados, el consejo es más o menos el mismo: si arrastras muchas asignaturas no superadas o no matriculadas, es conveniente pasar a grado, porque, además, muy pronto de estas asignaturas sólo tendrás tutorías y evaluación. En cambio, si llevas la carrera más o menos al día (aunque te queden algunas asignaturas atrasadas), probablemente te conviene más continuar.
  • Si eres un estudiante «a tiempo parcial», es decir, que por trabajo u otros motivos te has planteado hacer la carrera despacio, probablemente te conviene pasarte a grado en un momento u otro (porque, de hecho, en el grado también habrá vías especiales y mucho más delimitadas para los alumnos a tiempo parcial). Ahora bien, no hace falta hacerlo el primer año. Debes revisar las «tablas de equivalencias» entre los estudios, que son lo que permite el reconocimiento de los créditos, y debes pasarte al grado en el momento más adecuado (cuando pases con más créditos reconocidos).

¿Qué es el reconocimiento de créditos?

El reconocimiento de créditos más o menos es como el proceso de convalidaciones que se usa en los estudios de los planes antiguos. Técnicamente se entiende por reconocimiento la aceptación por parte de la UIB de los créditos que habiendo sido obtenidos en unas enseñanzas oficiales, en esta u otra universidad, son computados en otras enseñanzas diferentes a efectos de la obtención de un título oficial. De manera más llana, esto quiere decir que las comisiones de reconocimiento y transferencia de créditos que deben crear todos los centros (facultades y escuelas) para cada estudio de grado son las que resuelven las solicitudes de los estudiantes que ya han cursado estudios universitarios y quieren pasarse a un grado. Las comisiones o bien aplican las «tablas de equivalencias» o bien, en función de las competencias y/o los contenidos y el número de créditos de las asignaturas aprobadas, deciden cuántos créditos de los nuevos estudios de grado son reconocidos y, por lo tanto, qué asignaturas de formación básica, obligatorias y/o ptativas no es necesario que curse el estudiante.

¿Qué son las tablas de equivalencia?

Todos los planes de los estudios de grado que sustituyen antiguos estudios traen unas tablas de equivalencia en las que se hace explícito el sistema de reconocimiento de créditos que se aplicará entre las asignaturas y los créditos de los antiguos planes de estudios y las asignaturas y los créditos de los nuevos planes. Las comisiones de reconocimiento y transferencia de créditos de cada titulación son las encargadas de aplicar estas tablas, que deben estar siempre a disposición del alumnado. En principio, en la misma página web de cada facultad y/o estudio.

¿Qué es la transferencia de créditos?

En un proceso de cambio de planes antiguos a titulaciones de grado, puede haber créditos que no sean reconocidos. Por ejemplo, porque provengan de estudios no finalizados, de asignaturas de libre configuración y/o de optativas que han trabajado competencias o contenidos no previstos en los nuevos planes, etc. Pero estos créditos serán transferidos. La transferencia de créditos implica que en los documentos académicos oficiales acreditativos de las enseñanzas seguidas por cada estudiante se incluirá la totalidad de los créditos obtenidos en enseñanzas oficiales cursados anteriormente, en la UIB o en otra universidad, que no hayan conducido a la finalización de sus estudios con la consiguiente obtención de un título oficial. Estos créditos tienen un valor añadido especialmente en el certificado del Suplemento Europeo al Título, porque el estudiante, al acabar una carrera, tendrá aquí todo su expediente académico (con las asignaturas con los créditos superados y, si procede, los reconocidos), pero además también figurará todo el resto de actividades que ha llevado a cabo y que no han servido para finalizar una titulación pero que forman parte de su bagaje personal y su formación.

¿Qué puedo hacer si he decidido pasar de un estudio antiguo a un estudio nuevo de grado que no tiene límite de plazas?

En este caso la Normativa de reconocimiento y transferencia de créditos dice: «En el caso de los estudios sin límite de plazas se pueden admitir todos los alumnos que lo soliciten, siempre que el número total de admitidos no modifique el número máximo de grupos grandes —grupos asignatura— previstos en la propuesta de oferta académica (POA) de la titulación. En el caso de que haya una modificación del número máximo de los grupos grandes pero se llegue a un acuerdo con los departamentos implicados y haya espacio disponible, el decano, el director de la escuela o el director del máster podrán autorizar el acceso de los alumnos pendientes. En el caso de que el acuerdo anterior implique más recursos de profesorado o de espacio, es necesario contar con el visto bueno del Consejo de Dirección.»

Es decir, en la práctica esto quiere decir que en principio en estos estudios tendrán cabida todos los alumnos que lo soliciten. Ahora bien, se redacta de manera prudencial, porque es evidente que si el mismo año todos (o una gran mayoría) de los estudiantes de la titulación antigua quieren acceder al nuevo grado, que, además, debe recibir los estudiantes de nuevo ingreso, se puede producir un colapso. Por esto hace falta recordar que no es necesario pasar al grado si se trae la carrera más o menos bien (ved preguntas anteriores), y si la decisión es pasar, no tiene porqué hacerse el primer año..., quizás incluso puede ser más conveniente hacerlo el segundo o tercer año, con más asignaturas aprobadas y, por lo tanto, con más créditos reconocidos.

¿Qué puedo hacer si he decidido pasar de un estudio antiguo a un estudio nuevo de grado que tiene límite de plazas?

En este caso la Normativa de reconocimiento y transferencia de créditos dice: «En el caso de los estudios con numerus clausus los alumnos de planes antiguos tendrán dos vías para solicitar el acceso: (a) en primer lugar, lo pueden hacer a través del procedimiento de preinscripción, por lo cual, si es necesario, se ampliará el periodo establecido anualmente a este efecto. En este supuesto, el estudiante competirá por la plaza en función de las condiciones que marca la ley para cada vía de acceso. Y, (b) en segundo lugar, pueden solicitar el acceso directo, de manera similar en el apartado 2»... (es decir, haciendo el mismo procedimiento que en los estudios sin limitación de plazas pero teniendo presente que aquí se debe cumplir más escrupulosamente el hecho de tener espacios de prácticas u otras condiciones que son imprescindibles para la docencia y que suponen un recurso limitado).

El siguiente ejemplo ilustra las dos vías. Imaginamos una diplomatura en la que siempre ha habido numerus clausus y que ahora se extingue porque se pone en funcionamiento un nuevo grado en el que también hay numerus clausus, de 80 alumnos, entre otras razones, porque sólo se puede garantizar un número de plazas para las prácticas de alrededor de cien alumnos. Sólo se admiten 80 alumnos de nuevo ingreso cada año, porque contando con los suspensos o no matriculados de años anteriores, las plazas de prácticas quedan cubiertas. Un estudiante que ya ha cursado el primer curso de la diplomatura pero que no le ha ido demasiado bien, decide pasar al nuevo grado. La vía (a) lo único que hace es reconocerle un derecho que ya tiene por ley: acceder a un estudio a través de su nota de PAU (selectividad). Si su nota está entre las 80 mejores de aquel año, ya tiene la plaza asegurada. Ahora bien, la vía (b) le permite  no volver a competir con la nota de PAU. En este caso cursa una solicitud a su centro (facultad o escuela) y espera respuesta. El centro actuará de acuerdo con sus recursos (de personal, de prácticas, etc.). Por ejemplo, si entran 80 alumnos de nuevo ingreso, pero realmente puede dar plazas hasta cien, entonces habrá 20 alumnos de los antiguos estudios que podrán entrar. Como se ha explicado antes, si el proceso de cambio es escalonado, no habrá ningún problema. Las dificultades surgirían, en el ejemplo anterior, si además de los 80 alumnos de nuevo ingreso, hubiera 80 alumnos de planes antiguos que quisieran pasar al grado el mismo año. Esto resultaría imposible. En cambio, de manera más gradual, probablemente en tres años todos estos 80 alumnos de planes antiguos podrían entrar.

 

¿Qué pasa si por alguna razón quiero pasarme al grado y no soy admitido?

No pasa nada, el estudio ha tenido un exceso de demanda y no ha tenido recursos de profesorado, de espacio, materiales o de prácticas para asumirla toda. En este caso lo que debe hacer el estudiante es seguir en su plan de estudios y aprobar el máximo de asignaturas. Casi con toda probabilidad, si todavía le interesa, el próximo curso podrá pasarse al grado, y además, si lleva más asignaturas aprobadas, tendrá un reconocimiento de créditos mayor.

¿Y qué pasará si termino mis estudios de licenciatura, diplomatura, ingeniería, ingeniería técnica o arquitectura técnica y después quiero tener el grado?

También es una opción que se prevé y que es totalmente viable. Aunque depende de cada plan de estudios de grado, en la mayoría de casos el titulado de plan antiguo sólo deberá cursar determinados créditos (que en función de cada caso, y si se puede dedicar a tiempo completo, es posible que pueda cubrir en un semestre o, a lo sumo, en un año) y ya tendrá el nuevo título. Es posible que incluso en muchos estudios ya queden establecidos estos complementos formativos para obtener el grado a partir de una titulación anterior. Además, hace falta recordar que si el titulado de plan antiguo tiene años de experiencia profesional, ésta también puede ser reconocida en forma de créditos y, por lo tanto, en  forma de asignaturas que no deberá cursar.

¿Cómo se solicita el paso de un estudio de plan antiguo a un estudio de grado?

Esto tiene una serie de pasos, en función del camino que se siga (ver el calendario annexo) De forma resumida, se debe tener en cuenta lo siguiente: 

  • Se establecerá un plazo para los alumnos ya matriculados en los estudios de planes antiguos que quieran acceder a las titulaciones de grado con límite de plazas a través de la preinscripción.
  • Se establecerá un plazo para que cualquier estudiante ya matriculado en estudios de planes antiguos pueda solicitar a los centros responsables (facultades o escuelas) el acceso a títulos de grado (con y sin límite de plazas). El estudiante se deberá limitar a enviar una solicitud, si procede, electrónica a través  de UIBdigital.
  • Los centros responsables responderán a las solicitudes. Ya sea por e-mail o colgando en su página web la lista de admitidos.
  • En el mes de septiembre los alumnos admitidos deberán enviar sus solicitudes de reconocimiento y transferencia de créditos a los centros (para poder comprobar qué asignaturas del nuevo grado no tendrán que cursar). En cualquier caso, los alumnos de la UIB sólo deberán rellenar un papel y toda la documentación que deben necesitar las Comisiones para resolver las solicitudes les será enviada de manera informática. En cambio los alumnos de fuera, además, tendrán que presentar toda la documentación que exige  la normativa de Reconocimiento y transferencia de créditos en su artículo 15.2 (ver FOU núm 314 del 12 de junio del 2009). Aunque se tramitara una solicitud telemática, necesariamente el estudiante deberá imprimirla y registrarla en los servicios administrativos del estudio de grado al que quiera acceder.
  • En cualquier caso hace falta recordar que las Comisiones de Reconocimiento y Transferencia de Créditos sólo tramitarán las solicitudes de aquellos alumnos que, de una manera u otra, tengan concedida la plaza de acceso a los estudios de grado. Teóricamente las comisiones de reconocimiento y transferencia de créditos responderán en el mes de septiembre, y después el estudiante ya podrá formalizar su matrícula. Pero dado que puede haber actas de septiembre todavía no cerradas, tanto las comisiones como los servicios administrativos esperarán durante el mes de octubre para poder tener toda la documentación y tramitarla, a fin y efecto de que el estudiante pueda entrar en el grado con el máximo número de créditos reconocidos.

¿Cualquier estudiante de grado es necesariamente un estudiante a tiempo completo?

No. En los planes de estudios, en el Reglamento académico de la UIB y en las guías docentes de las asignaturas de grado se permiten itinerarios formativos y especialmente evaluativos diferenciados para alumnos a tiempo completo y a tiempo parcial. Igualmente, el Reglamento académico preverá unos criterios de permanencia (número de créditos mínimos a aprobar durante los primeros años) y de créditos máximos para matricularse, diferentes para alumnos a tiempo completo y alumnos a tiempo parcial. La gran novedad respecto a los estudios de planes antiguos (en los que evidentemente ya existían estos dos tipos de alumnos) es que en el grado se debe solicitar explícitamente si se quiere ser estudiante a tiempo parcial, y se debe justificar. En este sentido, se puede ser estudiante a tiempo parcial si hay un justificante de trabajo, una determinada discapacidad o se es mayor de 55 años, pero en el Reglamento académico también se contempla la posibilidad de hacer una solicitud abierta por otras causas. A lo largo de la carrera un estudiante puede pasar de tiempo parcial a tiempo completo y viceversa siguiendo los procedimientos establecidos.